+717 003 717
 

Aquí puedes consultar el Plan de prevención del suicidio y manejo de la conducta suicida:

 

 

HABLAR DEL SUICIDIO: ¿Qué sabemos del suicidio?

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), identifica el suicidio y sus intentos como uno de los problemas más graves de salud pública que pueden afectar a las personas, y es por ello que recomienda que sea atendido de forma prioritaria.

La conducta suicida incluye una amplia gama de pensamientos y actos en relación con la propia muerte (Anseán, 2014):

 

                   Acto suicida con resultado de muerte, definido como acto deliberado en el que una persona decide quitarse la vida  voluntariamente.              
               
    Acción autolesiva con grado variable de daño físico o de intencionalidad suicida.  
         
    Manifestaciones verbales o no verbales sobre ideación suicida, independientemente de su intencionalidad.  
         
    Incluye todo tipo de pensamientos relacionados con el suicidio, ideas o deseo de morir, ideas suicidas o hasta el plan suicida.  
         
    Engloba una diversidad de comportamientos como pensar en el suicidio (o ideación suicida), planificar el suicidio, idear el suicidio y cometer un suicidio propiamente dicho.  

 

 

El suicidio es el resultado de un terrible sufrimiento emocional interno. La conducta suicida es un problema complejo, para el que no existe una sola causa ni una sola razón, sino que es el resultado de una compleja interacción de factores biológicos, genéticos, psicológicos, sociales, culturales y medioambientales. Es difícil explicar por qué algunas personas deciden cometer suicidio, mientras otras en una situación similar no lo hacen. No obstante, gran parte de los suicidios pueden prevenirse. Los pensamientos suicidas normalmente están asociados con problemas que pueden resolverse, aunque sean muy graves, con el tiempo y ayuda de familiares, personas cercanas, amistades y profesionales.

En este sentido, el papel que juegan los medios de comunicación es clave para concienciar a la población de este problema de salud pública e iniciar su prevención. Para ello, la OMS recomienda una serie de pautas para el trato de noticias sobre el suicidio, como las siguientes:

 

            No tratar los suicidios de forma sensacionalista
          No dar detalles específicos sobre el hecho y las circunstancias
  Informar de forma precisa, responsable y ética
  Informar sobre los recursos y ayudas disponibles para prevenir el suicidio
  Insistir en que el suicidio es un hecho multifactorial y se puede prevenir
  Eliminar los mitos sobre el suicidio